Venus, de crepúsculo a alba

Entre marzo y abril el planeta Venus pasa de ser visible en el crepúsculo a ser visible en el alba y por ello se le llama popularmente “Estrella” de la Mañana o Lucero del Alba. Es el fenómeno por el que los antiguos griegos creían que se trataba de dos planetas diferentes: Héspero y Phósphoro. Ocurre cada 1,6 años.

Get Adobe Flash player

En la mitología griega Phósphoro es el mismo Eósforo hijo de Eos, deidad del amanecer. El nombre Phósphoro está compuesto por phos (luz) y pherein (llevar) y significa portador de luz, y su equivalente en Latín es el nombre Lucifer (de lux y ferre, de pherein, aferrar luz). Por su lado, Héspero es el Vesperus de los romanos, y de ahí procede el término castellano “vespertino” asociado al crepúsculo. En la mitología cristiana, Lucifer es un nombre muy popular del arquetipo asociado con el Ángel Caído convertido en Satanás (el Shaytan o demonio del Islam) pero también se le asocia con Jesús (Yeshua) porque en el apocalipsis se autodenomina “lucero o estrella resplandeciente de la manaña”, que es el popular nombre que se le da al planeta Venus.

El paso de Venus desde el crepúsculo al alba es un fenómeno semejante al que podemos ver con la Luna cada mes lunar (29,5 días) en el intervalo entre el final y el inicio de su ciclo de fases cuando vemos la última fase en el alba (hacia el Este). Luego se hace invisible (excepto en los eclipses solares) al pasar entre Tierra y Sol durante unos 3 días pasando por su fase oscura, negra, vacía o popularmente conocida como “nueva” (por un nuevo mes lunar), hasta que, de nuevo, se hace visible, pero ahora en el crepúsculo (hacia el Oeste) con su primera fase.

Es decir que en el caso de la Luna pasamos de verla en el alba a verla en el crepúsculo. Es la secuencia contraria a la de Venus, pues pasamos de verlo en el crepúsculo a verlo en el alba. Ambos casos son básicamente el mismo fenómeno: consisten en el paso del astro por delante del planeta Tierra (entre la Tierra y el Sol). La diferencia está en que cada astro pasa en dirección contraria al otro, pues uno (la Luna) circula en torno al la Tierra.

En este montaje con escenas de Stellarium y SolarSystemScope podemos ver un ejemplo unas semanas después de la conjunción inferior de Venus, como ocurrió el 9 de septiembre de 2015.

Unas semanas después del paso de Venus, y cuando la Luna estuvo cerca de su paso por delante de la Tierra, se pudo ver a ambos astros en el alba, y también en la misma fase, pero mientras la fase de Venus era creciente, la de la Luna era menguante. 

Con todo, el día 25 de marzo Venus pasa entre la Tierra y el Sol. Es su conjunción inferior, que desde Venus se trata de una oposición de la Tierra. Aquí podemos ver un esquema orientativo.

Además de ser el momento previo a su visibilidad en el alba, la conjunción inferior de Venus contiene más información, como en relación con su tamaño y fase. Venus presenta el máximo tamaño aparente al tiempo que está en su fase oscura.

A pesar de ello el instrumento óptico del observatorio solar SOHO de la ESA/NASA llega a captar su brillo, al que podemos ver comparado con el brillo reflejado por Venus cuando pasa al otro lado del sol (en conjunción superior, 6 veces más lejos y por ello con su mínimo tamaño aparente) y en su fase llena.

En relación con sus movimientos retrógrados o retrocesos, la conjunción inferior es el momento intermedio del retroceso que inició 3 semanas antes. Cada movimiento retrógrado de Venus es aparente y hacia el Este -hacia el Sol- y dura 6 semanas, y en el intermedio ocurre la conjunción inferior. 

Dicho movimiento como curva es aparente, efecto de su Causa real: que en el espacio de las órbitas Venus circula por el tramo de su órbita en el que va en la misma dirección que la Tierra.

Y la forma peculiar de la curva también es un efecto aparente y su causa es que la órbita de Venus está inclinada, con lo que dicha forma o trazo depende del tramo de órbita en el que Venus se conjunte con la Tierra.

Tras la conjunción inferior, cada 24 horas en el alba vemos a Venus un poco más separado del Sol pero tras 3 semanas volverá a retomar su dirección Este, es decir que en el plano de las órbitas vuelve a tomar dirección contraria a la de la Tierra. 

(El desplazamiento de Venus hacia el Este ocurre durante la mayor parte -77 semanas- de su ciclo sinódico de 83,5 semanas. 77 semanas es 1 año -52 semanas- y 25 semanas, que en términos de movimientos en el espacio es 1 órbita de la Tierra -en 52 semanas- y el 40% de otra -en 25 semanas- mientras Venus cumple 2 órbitas y el 40% de otra)

Este movimiento retrógrado es el 3º de los 5 (que realiza cada 8 años en el cielo terrestre) desde la conjunción inferior del 6 de junio de 2012, que fue especial porque fue con tránsito, es decir, con Venus y la Tierra en el punto de intersección de sus órbitas, y por ello punto natural de referencia.

La conjunción ocurre el día 25 de marzo. Ese día Venus sale y se pone al mismo tiempo que el Sol, pero sólo es posible verlo desde dos puntos específicos del planeta. En las dos siguientes escenas podemos ver la salida de Venus y del Sol desde cierto punto de Sudamérica, y la puesta desde cierto punto al este de Asia. La cuadrícula es la correspondiente a la Eclíptica, que no es la de la esfera celeste.

Entre los datos que proporciona Stellarium está el de la elongación de Venus, y esta vez es de 8,2 grados. Con el observatorio solar SOHO de ESA&NASA podemos ver el paso de Venus, tanto por detrás del Sol como por delante de la Tierra, aunque depende de la distancia visual a la que Venus pase. Dado que Stellarium muestra los cuerpos celestes a escala proporcional a la real, podemos comparar el momento de la conjunción inferior de Venus igualando la escena de Stellarium a la proporción de la imagen del SOHO y deducir si Venus entrará o no en el campo de visión.

Esto es porque Venus está circulando por el punto alto de la sección superior de su órbita, es decir la sección que está por encima del plano de la órbita de la Tierra.

El punto más alto de la órbita de Venus está frente al punto de la órbita terrestre correspondiente al 7 de marzo, y la conjunción en esta ocasión es el día 25, de modo que Venus rebasó hace 2,5 semanas el punto más alto de su órbita y aunque ahora está en el tramo descendente de la sección superior, no es visible para el SOHO. En la conjunción anterior, hace 1 ciclo sinódico (83 semanas, el 16 de agosto de 2015) Venus estaba en el tramo inferior de su órbita y llegó a verse en el borde inferior del campo de visión del SOHO. En el siguiente montaje con SolarSystemScope y añadiendo la imagen LASCO C3 del SOHO podemos comprobar que el modelo de órbitas -y sus inclinaciones- a escala (Realistic Model) del simulador astronómico tridimensional es proporcional a la realidad.

Venus a 42 millones de kms. Tierra a 150 millones de kms. Vista desde el Sol.
Venus a 42 millones de kms. Tierra a 150 millones de kms. Vista desde el Sol.
25 marzo 2017. Venus entre Tierra y Sol por la sección superior de su órbita. Con Celestia.
25 marzo 2017. Venus entre Tierra y Sol por la sección superior de su órbita. Con Celestia.

Sabiendo que el 7 de marzo la Tierra está ante el punto más alto de la órbita de Venus y conociendo el periodo del ciclo Venus con la Tierra como de 8 años menos 2 días podemos calcular y conocer hace cuántos años la conjunción inferior se produjo con Venus en dicho punto. Podríamos tomar tal conjunción como punto de referencia o inicio de un ciclo completo de conjunciones inferiores o de ciclos sinódicos. Así también el momento de esta conjunción es 5 días después del equinoccio, con lo que también podemos deducir en qué año coincidirá la conjunción inferior de Venus con el equinoccio.

Si deseas explorar, estudiar y comprender el fenómeno puedes usar los simuladores astronómicos de Stellarium y SolarSystemScope. Sus filosofías son diferentes pero complementarias.

Artículo relacionado:

 

Me gusta y lo comprendo
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *