El cenit, cénit o zenith

En la superficie del planeta(rio) Tierra solemos tener conciencia espacial horizontal (plana) con cierta orientación hacia los puntos cardinales geográficos básicos (de la grafía de Gea) que forman los dos ejes horizontales Norte-Sur y Este-Oeste, dos dimensiones. El eje vertical es la tercera dimensión que parte del centro del planeta, pasa por la vertical de nuestra columna vertebral y se fuga al espacio, al cénit. El cénit es una de la direcciones del eje vertical que complementa nuestra conciencia espacial horizontal geográfica con la voluminosidad de la conciencia espacial cosmográfica (y la luminosidad de los astros), y nos vincula con nuestro ser universal.

La palabra cénit es de procedencia árabe, pues los árabes eran grandes observadores de las estrellas y muchas de ellas llevan nombres dados por ellos. Cénit significa “cumbre” o “culmen”. Cada punto del planeta tiene su propio cénit, y dado que el planeta gira y se traslada continua y simultáneamente, el punto cenital (hacia el que puede estar la Luna o haber una estrella, sea el sol o cualquier otra) cambia continuamente, e incluso también el cénit de los puntos polares geográficos, aunque muy lentamente debido al lentísimo movimiento de bamboleo del eje de rotación. Pero el punto de origen de cada eje cenital es el mismo: el centro del núcleo del planeta, como si fuera la sala del generador del Planeta(rio) y Observatorio “Tierra”. También se puede escribir ZENITH, y siendo complemento de nuestra conciencia espacial horizontal (plana) de la palabra HORIZONTE podemos extraer las letras que forman la palabra ZENITH.

El cenit o cénit, dirección hacia arriba del eje vertical, tercera dimensión de nuestra conciencia espacial
El cenit o cénit, dirección hacia arriba del eje vertical, tercera dimensión de nuestra conciencia espacial