El solsticio 21 junio de verano en el hemisferio norte y de invierno en el sur

En el solsticio de junio el verano está instalado en el hemisferio norte y el invierno en el hemisferio sur porque el polo norte está en el punto más cercano posible al Sol. El eje geográfico Este-Oeste alcanza su máximo grado de desalineamiento respecto al Sol.

Lado del amanecer y perfil del mediodía durante el Solsticio de verano en el hemisferio norte
Lado del amanecer y perfil del mediodía durante el Solsticio de verano en el hemisferio norte

Además de marcar el final y reinicio de año solsticial, actualmente los solsticios tienen su aspecto trascendente, pues ocurren con el planeta Tierra encarado hacia el ecuador galáctico (lo que vemos como esa densa franja de estrellas que desde tiempos romanos se denomina “Vía Láctea”), lo cual es referencia de fin y reinicio (o de mitad) de año o ciclo precesional y nos introduce en el tiempo precesional, la tercera dimensión -simultánea a las del ciclo diario y el anual- del Tiempo natural de la Tierra. Éste solsticio en concreto ocurre con la zona oscura de la Tierra (la noche) ante el tramo de ecuador galáctico (o de la Vía Láctea) en el que está el centro de la galaxia. Así, en la medianoche de las noches en torno a este solsticio estamos ante el ecuador o plano galáctico en cuya mitad está el centro galáctico.

Vista desde el Sol con Stellarium. La Tierra hacia el ecuador galáctico coincidiendo con el solsticio. 21 de junio.
Vista desde el Sol con Stellarium. La Tierra hacia el ecuador galáctico coincidiendo con el solsticio. 21 de junio.

Actualmente el solsticio ha llegado a producirse en este punto según el ritmo de transcurso del ciclo de precesión (de los puntos solsticiales y equinocciales) en el que el punto solsticial de la órbita precede 1 grado cada 72 años hasta 360 grados (círculo completo) en 259 siglos y 2 décadas (25.920 años, unos 260 siglos). Aquí podemos ver esa cadencia durante 72 años (= 1 día precesional) en el otro solsticio, cuando la Tierra encara hacia el tramo del ecuador galáctico en el que está el centro de la Galaxia.

Precesión del solsticio ante el ecuador galáctico
Precesión del solsticio ante el ecuador galáctico

Solemos llamarlo solsticio de “junio”, lo cual no nos aporta información astronómica, o también lo asociamos a la estación, y así lo llamamos “de verano en el hemisferio norte” y “de invierno en el hemisferio sur”, pero también podríamos darle un nombre astronómico y llamarlo el solsticio de Tauro, pues el Sol está justo al comienzo de esa región zodiacal. O también  el solsticio de Orión, pues la cara iluminada de la Tierra está orientada hacia la constelación de Orión. Aquí podemos ver esa perspectiva con SolarSystemScope.

El sistema solar con la Tierra en el momento del solsticio. Orión al otro lado del Sol.
El sistema solar con la Tierra en el momento del solsticio. Orión al otro lado del Sol.

Y así, con Stellarium, lo veríamos desde la Tierra:

Aspecto del firmamento en el solsticio de junio visto desde 45º al norte y sur del ecuador, con el Sol sobre Orión y en el ecuador galáctico
Aspecto del firmamento en el solsticio de junio visto desde 45º al norte y sur del ecuador, con el Sol sobre Orión y en el ecuador galáctico

Esto mismo podemos verlo esquemáticamente en la aparente onda que la eclíptica forma respecto al ecuador celeste. Puedes hacer click en la imagen para ver la animación.

En este solsticio el Sol alcanza el punto más alto posible en el hemisferio norte de la esfera celeste, y de hecho está situado a 23.5 grados por encima del ecuador celeste, lo cual refleja el ángulo de inclinación del eje de rotación de la Tierra.  Pero realmente es el nodo inferior del ecuador celeste el que está a 23.5 grados por debajo del Sol.

Nodo inferior del ecuador celeste por debajo del plano del Sol en el solsticio
Nodo inferior del ecuador celeste por debajo del plano del Sol en el solsticio

La escena está vista al ras del plano de la órbita y se aprecia cómo Sol y Tierra están en el mismo plano (es decir que el Sol no está encima de la Tierra), pero podemos verla tomando como punto de vista de referencia el de un ser humano que está en el trópico al mediodía y “debajo” del Sol, y por tanto el Sol está en el zénith, a 180º de la esfera visual del lugar y del humano.

También, los 23.5 grados se reflejan en el punto por el que asoma el Sol si observamos desde el ecuador (0º). De hecho, si estamos en algún punto del ecuador y encaramos hacia el Este (punto por el que Sol asoma en los equinoccios), vemos a la estrella asomar a nuestra izquierda, a 23.5º del Este.

Puntos de salida del Sol desde el ecuador en los solticios y equinoccios
Puntos de salida del Sol desde el ecuador en los solticios y equinoccios

Desde las demás latitudes, el punto por el que el Sol asoma está a nuestra derecha respecto al Este o a nuestra izquierda dependiendo de en qué hemisferio de la Tierra esté la región desde la que observamos. Si está en el hemisferio norte hasta el trópico lo vemos a la derecha del Este, y a la izquierda desde el hemisferio sur y la franja de hemisferio norte desde el trópico al ecuador.

El tercer fenómeno en el que podemos observar el reflejo de los 23.5 grados de inclinación del eje de rotación es el paralelo en cuya mediodía los rayos del Sol llegan perpendiculares, de lleno. Es el mediodía del paralelo a 23.5 grados de latitud norte (23.5ºN). Por eso desde ese punto y en ese momento se tiene al Sol justo en el zénit, y desde los paralelos hasta el ecuador se ve al Sol como si se estuviera observando desde el hemisferio sur.

A ese paralelo 23,5ºN en el que se ve al Sol en el zénit al mediodía se le llama trópico, y al del hemisferio norte se le llama “de Cáncer” aunque esta denominación no es de la constelación porque el Sol está en el límite (convencional) entre las constelaciones de Géminis y Tauro (ver el nombre de los Trópicos).

Según el sentido del movimiento de precesión (contrario al de traslación y 26.000 veces más lento) el Sol está entrando en el tramo precesional de Tauro. De hecho el solsticio ha estado ocurriendo con el Sol en la constelación de Géminis durante los últimos 24 siglos (desde el año 400 a.e.c.), y antes había atravesado la de Cáncer.  La única razón del nombre “Cáncer” para el trópico sería astrológica, y es que el 22  de junio corresponde al primer día del mes/signo de Cáncer del calendario astrológico, aunque lo lógico es dar al trópico un nombre astronómico pues es un fenómeno astronómico, y dinámico.

La salida del Sol por el punto extremo de la franja oriental es la primera señal que podemos detectar de que es el día del solsticio. Ese punto de salida es uno de los dos extremos de la franja por la que asoma durante todo el año durante las 52 semanas desde solsticio a solsticio. Esa franja es el Oriente, de oriri, nacer, en referencia a la dirección por la que vemos nacer a las estrellas. Su punto medio es el punto cardinal Este por donde el Sol asoma en los equinoccios. Es decir que no es que el Sol se haya desplazado durante 13 semanas respecto al Este sino que la Tierra, con el eje fijamente inclinado, se ha trasladado 1/4 de órbita durante 13 semanas (3 meses) y el eje Este-Oeste ha ido abriendo gradualmente su ángulo respecto al Sol y en el solsticio ha alcanzado su máximo ángulo de desalineamiento. Aquí podemos verlo en comparación con el próximo equinoccio de septiembre.

Solsticio: máximo grado de desalineamiento del eje Este/Oeste respecto al Sol
Solsticio: máximo grado de desalineamiento del eje Este/Oeste respecto al Sol

Todo esto es el efecto lógico de que la Tierra se traslada en torno al Sol con el eje de rotación inclinado, y fijo a escala del año. El eje bambolea 1 grado cada 72 años 1 grado. En comparación con el otro solsticio, este fenómeno -debido a la inclinación del eje de rotación- crea curiosas pero lógicas paradojas entre ciudades entre el tiempo de reloj y el tiempo de sol en el amanecer y anochecer.

La noche de este solsticio es la más corta del año y el día el más largo en el hemisferio norte desde el círculo polar ártico (paralelo 66.5º, a 23.5 grados del polo norte 90º) hasta un poco más al norte del trópico de Cáncer (23.5ºN), y es la más larga -y el día el más corto- en el hemisferio sur y en la franja tropical del hemisferio norte (desde el ecuador 0º hasta un poco más al sur del trópico de Cáncer). En latitudes medias como a 40ºN el día dura 15 horas y la noche 9 horas. Dentro del círculo polar ártico es el día de 24 horas. Y viceversa en e hemisferio sur.

Porcentajes de duración de día y la noche a 41 grados de latitud norte en el solsticio de verano del hemisferio norte
Porcentajes de duración de día y la noche a 41 grados de latitud norte en el solsticio de verano del hemisferio norte

En un mapamundi podemos ver la “forma” de la sombra y cómo es mayor en el hemisferio sur, cubriendo todo el polo sur y sin alcanzar más allá del extremo sur de Groenlandia e Islandia.

Distribución de la sombra en el mapamundi en la noche del solsticio de junio
Distribución de la sombra en el mapamundi en la noche del solsticio de junio

Dado que el polo norte la Tierra está más cercano al Sol, como si estuviera haciendo una reverencia, cada punto del hemisferio norte (sólo hasta el trópico, el paralelo 23.5 grados al norte del ecuador) absorbe más calor no sólo que en la misma latitud del hemisferio sur sino en el otro solsticio, y por eso es verano.

Diferencia angular de incidencia de los rayos solares en ambos solsticios en la Península Ibérica
Diferencia angular de incidencia de los rayos solares en ambos solsticios en la Península Ibérica

Y es invierno en el hemisferio sur, aunque aún no es el momento más frío porque quedan 2 semanas para que la Tierra alcance el punto de su órbita más alejado del Sol, el afelio. Por eso el día del solsticio no es el comienzo de la estación, que comenzó hacia el 20 de mayo, sino sólo el culmen del aparente ascenso y descenso del Sol en el hemisferio norte y sur respectivamente. Aquí lo vemos tal como se ve desde el hemisferio sur, tal como es 6 meses después durante el otro solsticio desde el hemisferio norte.

El aparente y gradual ascenso del Sol visto desde el hemisferio norte durante el solsticio de diciembre
El aparente y gradual ascenso del Sol visto desde el hemisferio norte durante el solsticio de diciembre

3 opiniones en “El solsticio 21 junio de verano en el hemisferio norte y de invierno en el sur”

    1. Significa “sol estático” porque el efecto -viéndolo globalmente en todo el año- es como el de la aguja de diapasón que llega al extremo de su movimiento y se detiene (estática, STICIO) un instante antes de volver a realizar su siguiente ciclo, aunque realmente no es el Sol -la aguja- el que se mueve sino el planeta Tierra (desde el que vemos al Sol) trasladándose en torno al Sol con el eje fijamente inclinado.

      Así, el ciclo solsticial se le podría llamar “diapasol”.

      1. Exelente sitio.,el mejor.Claro ,conciso,didàctico.
        Soy “estrellero” por naturaleza y aficcionado a la astronomia .
        Estàn en mis Favoritos.No lo retiren.Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *