Planeta Agua, Aire y Tierra

Llamamos “Tierra” al planeta aunque la mayor parte de su superficie es de agua en el fondo de la atmósfera, la esfera de aire.

Get Adobe Flash player

Su núcleo está a 2.900 km bajo nuestros pies. Es el centro del planeta, el corazón de la llamada “Madre Tierra”, la Terra Mater de los antiguos romanos. El tamaño de su núcleo es el doble que el de la Luna y también es prácticamente el mismo que el de Marte. El 71% de la superficie de La Tierra es agua, aunque considerando el elemento mayoritario y por eso al planeta como Planeta Agua, el 29% de la superficie de planeta Agua es tierra. A su vez, el hemisferio norte tiene un 39% de tierra, y el hemisferio sur un 19%.

Si invertimos el agua y la tierra del planeta, vemos los continentes como grandes mares interiores, las islas como lagos y los lagos como islas, todos en una gran masa continental.

Al haber más tierra firme en el hemisferio norte, en éste habita la mayor parte de la Humanidad, y por eso en él están la mayor parte de las capitales y grandes ciudades de la Civilización (como las de toda Europa, China, Japón y América del Norte), y especialmente en latitudes medias (45º N). En torno a la noche más larga del solsticio (actualmente el 21-22 de diciembre) requieren un gran aporte de alumbrado y calefacción.

Y los solsticios -como los equinoccios y la precesión- son fenómenos naturales debidos a la inclinación del eje de rotación, una circunstancia que no sólo es la causa del ciclo anual de las llamadas cuatro estaciones y de la variación gradual de la duración del día y la noche, sino que da pie a una tercera dimensión del tiempo natural de la Tierra además del año y el día: el Año precesional de 365 periodos/días de 71 años (25.920 días) cada uno (total = 25.920 años convencionales) y concebido convencionalmente por la Astrología como 12 eras astrológicas (a modo de meses) de 21 siglos y 60 años cada una (6x6x6x10 años).


LOS POPULARES NOMBRES “TIERRA” Y “GEA”

El nombre “Tierra” procede de la cultura romana una de cuyas deidades era Terra (Terra Mater) o Tellus. De este nombre procede el término “telúrico”, que en Geología hace referencia a los movimientos (vibratorios, no astronómicos) de tierra, popularmente llamados sismos o terremotos, es decir “terrae motus”.

En la cultura griega, el equivalente a Terra era Gea, de cuyo nombre proceden términos como “geografía” o “geología”, e incluso “GEOcentrismo”, que hace referencia a la llamada teoría geocentrista o geocéntrica del Universo aunque realmente es el EGOcentrismo, es decir, la visión que el EGOcentrista, desde GEA (y desde sí mismo, ego), tiene de Gea y del Universo. Curiosamente, el origen de los prefijos “geo” y “ego” son diferentes, pues proceden de la lengua griega  y de la lengua romana, pero tienen las mismas tres letras y se dan a un simple juego de letras y palabras (ego…geo), y es fácil que el ego-centrista camufle el EGO-centrismo bajo la teoría GEO-centrista.


UNA ATMÓSFERA DE NITRÓGENO… CON OXÍGENO

Se suele decir que para que en un planeta existan formas de vida tal como las de La Tierra, las que conocemos como minerales, vegetales y animales… (y humanas!), es necesario que el planeta tenga suficiente oxígeno, aparte de otras condiciones, sobre todo astronómicas. Esto es cierto, aunque no hay que olvidar en que el caso de la atmósfera de la Tierra el gas más abundante es el nitrógeno, que compone el 78% mientras el oxígeno compone el 21%. Por tanto se trata de una atmósfera de nitrógeno con una mezcla de oxígeno y otros gases minoritarios. También hay que distinguir entre el concepto “aire” y el concepto “oxígeno”, pues el oxígeno es uno de los gases que forman el aire, otro de los cuales es el nitrógeno. Aunque el nitrógeno forma parte mayoritaria del aire, nuestro organismo no lo inhala, y quizá por eso el químico francés Lavoisier lo llamó ázoe (sin vida). De ese modo nuestro cuerpo sólo inhala el oxígeno del aire, y no el aire.

En 1760 los químicos Henry Cavendish y Joseph Priestley hicieron un experimento con aire al que eliminaron el oxígeno y observaron que quedaba otro gas. Unos años más tarde el químico británico Daniel Rutherford lo llamó “nitrógeno”, de “nitros” y “genes” o generador de nitro. La Ciencia dedujo que el nitrógeno es el resultado de la desgasificación volcánica durante los primeros eones de formación del planeta. Es un nutriente esencial de las plantas, que absorben por las raíces. En el propio organismo humano ocupa el 3% formando parte de la composición de algunas proteínas, de los neurotransmisores y del ADN.

Con todo, podemos decir que La Tierra es un planeta de nitrógeno (N2), y no sólo de dos átomos de oxígeno (O2) o de dos de oxígeno y uno de carbono (CO2) que exhala nuestro organismo y conocemos como “dióxido de carbono” (o “anhídrido carbónico”), o de dos de hidrógeno y uno oxígeno (H2O) que conocemos como “agua” y que forma el 71% de nuestro organismo, lo mismo que la superficie de agua del planeta.


LOS VECINOS DE LA TIERRA

Tiene un satélite que llamamos “Luna”, y su órbita está a una distancia en la que La Tierra cabe 30 veces, y la luz la recorre en 1,3 segundos.

Y ya en el espacio interplanetario, la órbita más cercana es la de Venus, aunque eso no significa que Venus sea el planeta más cercano a la Tierra sino que es el que está a la mínima distancia posible cuando se alinea con la Tierra cada 584 días, aunque en ciertos momentos Mercurio y Marte pueden estar más cerca de la Tierra que Venus. Y la estrella, el Sol, está más cerca que la órbita de Júpiter.


DISTANCIA ENTRE LA TIERRA Y EL SOL

El planeta está a 150 millones de kilómetros de su estrella, su fuente de energía luz/calor. Si consideramos que la luz recorre 300.000 km a cada segundo vemos que 150 millones de kilómetros son 500 tramos de 300.000 kilómetros, y si llamamos “metro luz” 300.000 kms, tenemos que tal distancia es 500 metros-luz que la luz recorre en 500 segundos (=8,3 minutos). Y según el sistema métrico, 500 metros es medio kilómetro. Y así, la distancia de la Tierra al Sol es de medio kilómetro-luz. Es la longitud del radio de la órbita de la Tierra, de modo que su circunferencia mide 3.14 kms-luz que la luz recorre en 52 minutos mientras la Tierra en 52 semanas.


SUS VARIOS TAMAÑOS

Es 3,7 veces más grande que la Luna. Eso significa que desde la Luna veríamos a la Tierra 3,7 veces más grande que la propia Luna tal como la vemos desde la Tierra.

Es 11 veces más pequeño que Júpiter y 109 veces más pequeño que el Sol (o sea que Júpiter es 10 veces más pequeño que el Sol).


DIFERENTES MEDIDAS DE SU TAMAÑO

El planeta Agua, Aire y Tierra está ligeramente achatado por los polos de modo que la longitud de su circunferencia ecuatorial es diferente a la de su circunferencia polar (de polo a polo). Ésta mide 66 kms menos que el ecuador, y podemos dividirlo como el reloj en 60 partes, de modo que cada una de 6 grados mide 666,8 kms.

planetareloj

Y el diámetro ecuatorial mide lo equivalente a 113 x 113 – 13 kms, es decir, el cuadrado de 113 menos 13 kms, una forma sencilla de recordarlo.

También, el centro del planeta está a 80 x 80 – 22 kms de nuestros pies.

Según el antiguo y práctico sistema convencional de división sexagesimal del círculo en 360 partes (grados) de 60 partes (minutos de arco) de 60 partes (segundos de arco), cada segundo de arco de su ecuador mide 30,9 metros, que es 100 veces 30,9 centímetros, que es la medida de una antigua unidad de longitud griega llamada Pie Griego, Pie Olímpico o Pie Geográfico. Así, un segundo de arco en el ecuador mide 100 pies griegos, y cada minuto de arco, que es la 6x6x6 x 10ª parte del ecuador, mide 6 x 1.000 pies griegos. El ecuador completo mide 6x6x6x6 x 10.000 pies griegos ó pies GEOgráficos.


UNA NAVE EN SU OCÉANO

En los océanos del planeta Agua han circulado y circulan millones de naves marítimas. El propio planeta Agua es una Nave (espacial) que circula (en círculos en torno a su Isla/Faro Sol) en su propia región interplanetaria del “Océano” espacial. Según su sentido de avance, el amanecer ocurre en su Proa, y el día ocurre en su Babor.


NÚCLEO DEL PLANETA, CENTRO DE LA TIERRA, CORAZÓN DE MADRE

Y aún más allá del suelo terrestre y de la superficie del océano (que forman el fondo de la atmósfera) y más allá del suelo oceánico se haya un núcleo rotatorio en torno al que damos una vuelta cada 24 horas y que a su vez da un giro en torno a sí mismo cada 4 siglos en sentido contrario al del propio planeta. Es lo que científicamente se llama “núcleo del planeta”, geográficamente “centro de la Tierra” y amorosamente “corazón de la Madre Tierra”. En idioma inglés las palabras “heart” y “earth” son dos combinaciones diferentes de las mismas letras. El centro es el punto común a todos los puntos del planeta.

Y desde su centro podemos proyectar imaginariamente otra esfera, la esfera celeste de la que el propio planeta forma el núcleo y que lógicamente también está inclinada respecto al plano de la órbita, la Eclíptica.

Redes de coordenadas de la esfera terrestre y celeste
Redes de coordenadas de la esfera terrestre y celeste

En tal esfera imaginaria podemos ver el aparentemente caótico tráfico de planetas ante un fondo oscuro de estrellas fijas que, aunque nos parecen tantas -y de hecho podemos visualizar hasta decenas de miles- realmente son una diminuta cantidad de las que componen la Galaxia. Actualmente, el ecuador celeste corta por la mitad de la notoria constelación de Orión, concretamente por su estrella Mintaka.

Podemos proyectar las estrellas y constelaciones en la superficie de nuestro mundo y ver los tamaños proporcionales de las constelaciones comparados con los de los países y continentes.

Forman parte -como el propio planeta Tierra- de la Galaxia, la cual tiene su franja ecuatorial llamada “Vía” por los antiguos romanos por verse como un camino celeste, y “láctea” por su aspecto lechoso. Proyectada en un mapamundi la vemos como una acusada onda. Así también podemos observar desde el centro de la Tierra al otro lado de la tierra firme de la superficie.

Los océanos Atlántico y Pacífico en el momento en que pasan bajo ambos tramos de la Vïa Láctea
Los océanos Atlántico y Pacífico en el momento en que pasan bajo ambos tramos de la Vïa Láctea

La franja ecuatorial es la zona o plano ecuatorial de la Galaxia tal como la vemos desde la Tierra, como si ésta fuera una manzana en una rama del manzano y desde un punto de la superficie de la manzana vemos algo del manzano. Es el ecuador galáctico bajo el cual cada región, cada punto y cada persona en la superficie de la Tierra pasa dos veces cada 24 horas debido a la rotación del planeta.

América bajo los dos tramos de la Vía Láctea
América bajo los dos tramos de la Vía Láctea

Desde ciertas latitudes de la Tierra ya medianoche de ciertas fechas podemos ver la franja ecuatorial galáctica desplegada en el horizonte a nuestro alrededor. Podríamos verlo así todos los días del año desde los polos en el caso de que el plano orbital del planeta estuviera igualado al ecuatorial de la Galaxia, pero como está unos 60º inclinado, eso se puede ver desde latitud 27º sur y norte. Desde 27º S hacia mediados de octubre a medianoche.

Franja ecuatorial de la Galaxia desplegada en todo el horizonte. Desde 27º S a medianoche de mediados de octubre.
Franja ecuatorial de la Galaxia desplegada en todo el horizonte. Desde 27º S a medianoche de mediados de octubre.

Dicho punto de la Tierra y momento del año forman una coordenada espaciotiempo especial, pues da el privilegio de contemplar una situación que sólo podríamos ver desde los polos si el plano de la órbita de la Tierra estuviera igualado al plano ecuatorial de la Galaxia. Si aplicamos la cuadrícula galáctica, lógicamente estamos justo debajo de uno de los polos de la Galaxia, el polo sur. Y podemos añadir las constelaciones del cénit y hacia los puntos cardinales, que lógicamente son constelaciones situadas hacia el ecuador galáctico. Vemos que el vértice de la constelación del Escultor señala hacia el polo galáctico.

No se trata de la esfera celeste, y de hecho, si también la añadimos, la veríamos así:

Y desde 27º N medio año después, hacia mediados de abril. Desde esa latifud y en ese momento de medianoche la Vía Láctea se despliega por todo el horizonte alrededor.

En el cénit la estrella Cor Caroli de la constelación de Canes Venatici (perros de caza) forma un triángulo con Arturo (Boyero) y Denébola (Leo) cuyo centro señala hacia el polo norte galáctico. La Cruz del Sur erguida sobre el punto cardinal Sur.

En el punto medio de tal ecuador galáctico está el punto que señala hacia el centro de la Galaxia, la ciudad de estrellas (los barrios con planetas) en torno a cuyo centro gira toda estrella, incluido el Sol cada varios millones de órbitas de la Tierra. Actualmente, la Tierra pasa entre el Sol y el ecuador galáctico cada 21 de junio, y además coincidiendo con el Solsticio.

Sus movimientos circulares en el Espacio desde el rotatorio cada 24 horas hasta el de bamboleo del eje y la precesión cada casi 26 milenios pasando por el de traslación cada 365,25 días, combinados con el de la Luna y demás planetas con un punto de referencia básico como el centro de la Galaxia, dan lugar a los ciclos que definen el tiempo natural y cíclico del planeta en el EspacioTiempo del Universo.


En muchas ciudades de mundo existen planetarios y observatorios astronómicos, pero todos están en éste, el planeta Tierra, Agua y Aire, planetario y observatorio natural.

http://asteromia.net/planeta-agua-aire-y-tierra.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *