Las ideas EGO(“geo”)centrista y “helio”centrista

Son dos teorías lógicamente creadas por nosotros mismos a través de nuestro yo (EGO en latín, EGHÓ en griego) que es un centro (dinámico o estático) aunque el GEOcentrismo es básicamente el EGOcentrismo de nuestro EGOcentrista estático camuflando su idea, a la cual llama GEOcentrismo. Para pasar de “EGO” a “GEO” basta cambiar de posición la letra “G”.




A través de nuestro EGOcentrista estático percibimos al planeta sin movimiento de giro, sin movimiento de traslación y por ello sin órbita. Además, tampoco debería incluir la inclinación del eje ni sus efectos.

Y a través del EGOcentrista dinámico, es decir, el que considera el HELIOcentrismo, se percibe a Helio (Sol) en el centro del sistema planetario, no del Universo (ni de la galaxia Vía Láctea).  

A través de la idea del estatismo del planeta Tierra en el centro del Espacio del Universo visualizamos el mundo sin traslación y por ello sin órbita. Si tuviera movimiento de rotación no sería necesario que el Sol diera vueltas a la Tierra, pero como la idea se basa en que el Sol da vueltas al mundo significa que éste tampoco tendría rotación. Y es de suponer que tampoco tendría inclinación. Para suplir ambos movimientos, uno de 24 horas y otro de 365,25 días, tenemos que visualizar al Sol circundándonos una vez cada 24 horas, y estrella debería dar 365,25 órbitas para completar un año mientras las demás estrellas sólo darían una órbita cada año. Un satélite observacional del Sol como es el SOHO, que tiene una órbita sincrónica con la de la Tierra, debería desarrollar una velocidad de traslación 365 veces mayor que la actual y tendría que ser proporcional a la del Sol.

Pero tendríamos que encontrar una razón (natural, o convencional si no encontramos la natural) para determinar que el año estuviera definido por 365,25 órbitas del Sol y no un número entero y más práctico como 360, y tendría que haber una autoridad científica y religiosa/política que lo estableciera. Como tal Ego estaríamos siendo estáticamente centristas pues el Ego, siendo un Centro del universo físico y del mental, también puede ser dinámico, es decir moverse en torno a otro centro más poderoso como otra persona.

Sin embargo no sería necesario que alguna autoridad estableciera convencionalmente las 365,25 órbitas solares como medida del año, pues bastaría tener en cuenta la dinámica natural del ciclo de los solsticios, equinoccios y estaciones en la que la declinación del Sol varía 23,5 grados como máximo respecto al ecuador cada medio año. Por eso lo que tendría que tener inclinación sería la órbita del Sol: 23,5 grados respecto al ecuador de la Tierra o plano ecuatorial terráqueo. Ciertamente así es como lo vemos desde la Tierra al no poder percibir la inclinación del planeta: una percepción “Geo”erguida subjetiva, pero si salimos del planeta y nos situamos ante su lado nocturno tenemos también la perceptiva objetiva y así ambas.

Pero no sólo el plano orbital solar tendría que tener inclinación sino también oscilar una vez en un intervalo de tiempo en el que al Sol le daría para dar 365,25 órbitas a la Tierra. Ambos factores serían la razón natural que estableciera el ciclo del año como de 365,25 días u órbitas del Sol a la Tierra. Y además el plano ecuatorial de la propia galaxia Vía Láctea tendría que tener un ángulo de inclinación de unos 60º respecto al plano del ecuador terrestre, y así la propia galaxia en cuyo centro estaría la Tierra, y la Vía Láctea sería la galaxia central del Universo.

Pero también entre Tierra y Sol hay otro astro que es fundamental: la Luna.

Una vuelta del Sol cada 24 horas en torno a la Tierra daría lugar a un ciclo completo de fases de la Luna cada 24 horas. Sin embargo durante las 12 horas de promedio de una noche vemos la Luna con una misma fase y sólo cambia significativamente cada 24 horas, y así 28 fases cada 29 días y medio, y 12 ciclos completos de fases cada 354 días.




Comprendido
0
Esta entrada fue publicada en Luna, miscelánea, planeta Tierra, Sol y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *