La estrella Vega

La estrella Vega está en una posición respecto al Sol que hace que sea visible en el cénit a medianoche del 30 de junio desde latitud 39ºN.




Eso significa que su coordenada de declinación en la esfera celeste es de +39º (+38º47′), es decir que está a una distancia angular de 39º del ecuador celeste. A esa hora de esa fecha el Sol está al otro lado de la Tierra y tiene una declinación de 22º. 

Es su noche astronómica, que consiste en que asoma en el mismo momento en que el Sol se oculta, alcanza su culmen a medianoche (y el cénit desde 39ºN) y se oculta en el mismo momento en que el Sol asoma.

Esto significa que se le puede ver todo su recorrido durante toda la noche, aunque se aprecia mejor desde latitudes en las que la noche dura más de 12 horas, lo cual en esta época del año ocurre en el hemisferio sur.

Si a la declinación de Vega (su distancia respecto al ecuador celeste) le sumamos la distancia desde el ecuador hasta la eclíptica obtenemos 61º que definen la posición de Vega respecto a Eclíptica. 

Declinación de Vega respecto a la Eclíptica.

Declinación de Vega respecto a la Eclíptica.

¿Y desde qué latitud se vería a Vega en el horizonte? Podemos deducirlo fácilmente con una simple operación aritmética consistente en restar un ángulo recto (90º) a su declinación de +39º ó 39ºN. Así obtenemos una latitud sur de unos -50º (ó 50ºS) donde hay algo de tierra, como en el sur de Argentina, en Río Gallegos, desde donde podría verse justo en el horizonte y apenas durante una hora, al menos en un horizonte raso. Desde Ushuaia, un poco más al sur, ya es invisible.

Vega vista a medianoche en el horizonte desde 51ºS, como desde Río Gallegos en Argentina.

Vega vista a medianoche en el horizonte desde 51ºS, como desde Río Gallegos en Argentina.

También puede verse desde la isla y país de Nueva Zelanda donde hay un observatorio astronómico en el Pico Benmore, a 44ºS.

Vega en su culmen a medianoche del 30 de junio desde 44ºS, Nueva Zelanda

Vega en su culmen a medianoche del 30 de junio desde 44ºS, Nueva Zelanda

En el espacio interestelar esos 61º definen la posición de Vega por encima del plano espacial de la órbita de la Tierra en cuyo centro está el Sol (o también el plano general de órbitas del Sistema solar). Así podemos verlo fácilmente en un mapa estelar. 

Ambas estrellas están separadas por una distancia de 26 años luz, lo que un rayo de luz de Sol (o de Vega) tarda en recorrer mientras la Tierra da 26 órbitas y nosotros no envejecemos (o sí) 26 años. También podemos ver en el mapa en cuyo centro está situado el Sol, dentro de la región esférica de 26 años luz en torno al Sol hay otras estrellas que desde Tierra se ven muy brillantes, y una de ellas Sirio que casi está en el lado opuesto de Vega respecto al Sol.

Vega es una estrella real pero también es “estrella” de cine porque fue convertida por el astrónomo Carl Sagan en protagonista impersonal en una historia que tituló “Contact” y que fue llevada al cine por el director Robert Zemeckis. La película fue estrenada un 11 de Julio, es decir 11 días después de la noche astronómica de Vega.

En la Tierra se da una curiosidad en relación con ciertas localidades, una de ellas mundialmente famosa como es la ciudad de Las Vegas. Está situada a 36ºN, es decir muy cerca del paralelo en el se hace cénit con Vega. Así, cada día Las Vegas pasa prácticamente por debajo de Vega y el 30 de junio a medianoche.

Algo parecido ocurre en el sur de España donde está la región de Granada compuesta por varias comarcas de vegas o valles de inundación y que tienen el nombre de “Vega”: Vega de Granada, Vegas del Genil, Churriana de la Vega, Huétor Vega o Cenes de la Vega. La propia capital Granada alberga la mezquita de la Vega. Granada está situada a 37º10’N, y la estrella Vega a +38º47′.

(Cielo en la Tierra)

Es la estrella principal de la Lira de Orfeo, constelación que está entre la de Hércules y la del Cisne o Cruz del Norte. Los árabes la llaman la Tortuga, y a Vega el Pico del Águila.

Vega y Lira con la visión de los árabes.

Vega y Lira con la visión de los árabes.

La cultura rumana denomina a Vega la Reina de las Estrellas o El Pastor, de modo que la constelación representa a un pastor con su oveja.

Vega según la visión rumana

Vega según la visión rumana

La cultura india védica la llama Abhijit, que significa “el que no puede ser derrotado”, y la constelación es una de las 28 de la astrología india o nakshatra.

Vega según la visión védica

Vega según la visión védica


VEGA EN EL TRIÁNGULO CELESTE

Vega es una de las tres estrellas junto con Altair y Deneb que forman una inconfundible formación en triángulo llamado Triángulo de Verano, referido al verano del hemisferio norte.

Vega formando parte del Triángulo de Verano sobre las Cuatro Torres de Madrid. Foto Pablo Rivas.

Vega formando parte del Triángulo de Verano sobre las Cuatro Torres de Madrid. Foto Pablo Rivas.

Realmente se puede distinguir también durante el Invierno, pero se la da la referencia del Verano porque en verano se llega a ver en el cénit en torno a medianoche.

Pero tal triángulo sí forma una constelación bajo la mirada de otras culturas como la de los polinesios del Pacífico o los mongoles de Siberia. Los polinesios la llaman Triángulo del Navegante y a la estrella Vega, Keoe.

Vega o Keoe como parte de la constelación del Triángulo del Navegante en la cultura polinesia, conocido en la cultura occidental como Triángulo de Verano.

Vega o Keoe como parte de la constelación del Triángulo del Navegante en la cultura polinesia, conocido en la cultura occidental como Triángulo de Verano.

Por su parte, los mongoles ven a Vega como uno de tres ciervos celestes de la constelación de Los Tres Ciervos.

Vega como parte de la constelación de Los Tres Ciervos en la cultura mongol, conocida en la cultura occidental como Triángulo de Verano.

Vega como parte de la constelación de Los Tres Ciervos en la cultura mongol, conocida en la cultura occidental como Triángulo de Verano.

Algunas de estas imagénes fueron obtenidas con el simulador planetario y astronómico de Stellarium.




Comprendido
2
Esta entrada fue publicada en estrellas, planeta Tierra. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *