Júpiter y la fecha inicial del año cristiano

La órbita de Júpiter tiene un ángulo de inclinación de 1,3 grados respecto al plano de la órbita de la Tierra (Eclíptica).

Eso hace que haya dos puntos en los que ambos planos intersectan.

Uno de los dos puntos en el que la órbita de Júpiter intersecta con la de la Tierra está hacia el 15º grado de la constelación de Sagitario, y el otro hacia la de Géminis.

Cuando la Tierra pasa por uno de esos puntos vemos al Sol en ese punto, y en una de las dos ocasiones la Tierra pasa cuando es 1 de enero, que es el inicio de año cristiano. Y a veces, dentro de una regularidad, lo hace cuando Júpiter también está en el punto de intersección de su órbita. Eso ocurre cada 83 años según el ciclo de resonancia orbital entre ambos (83 órbitas terrestres y 7 de Júpiter) y hace que desde Júpiter se vea un tránsito de la Tierra/Luna ante el Sol.

Así ocurrió el 1 de enero de 2002. La Tierra estaba literalmente entre el Sol y Júpiter.

El 1 de enero es la fecha de inicio de cada año cristiano según el calendario gregoriano que hereda del juliano romano de Julio César (último dictador de Roma durante el régimen de la República). Hay una evidente relación entre Julio César y Júpiter pues aquel era sacerdote supremo de la divinidad Júpiter y fue el fundador del calendario aún usado actualmente en su versión gregoriana. Esto no significa que tal evento entre las órbitas de Tierra y Júpiter sea la causa astronómica del inicio del año romano (y así del cristiano) pero sí es una coincidencia y una curiosidad cultural.

Así podemos tomar el periodo de 83 años como ciclo. Si retrocedemos en la era cristiana de 83 en 83 años hacia su inicio hay 24 ciclos hasta el año 10. Es decir que la Tierra habría pasado por delante de Júpiter coincidiendo ambos en el punto de intersección de sus órbitas en el año 10 de la era cristiana.

Artículo relacionado: el ciclo Júpiter/Saturno y el inicio de la era cristiana.

Comprendido
0
Esta entrada fue publicada en Júpiter, miscelánea. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *