La estrella Sirio

Si damos un paso de unos 20 años luz hacia atrás podemos percibir la posición de Sirio respecto al Sol y el plano espacial de la órbita de la Tierra (Eclíptica), y también respecto a la dirección hacia la que está el centro de la Galaxia. También podemos verla con las otras estrellas más cercanas a Sol y que podemos ver claramente desde el observatorio estelar “Tierra”, como Alfa Centauri, Procyon y Altair. Así, respecto al Sol, Sirio está a unos 38º por debajo del plano de la eclíptica de la Tierra y en dirección contraria al centro galáctico.

Posición de Sirio respecto al Sol y el plano de la órbita de la Tierra y respecto a la dirección hacia el centro de la Galaxia
Posición de Sirio respecto al Sol y el plano de la órbita de la Tierra y respecto a la dirección hacia el centro de la Galaxia

Los antiguos egipcios la llamaban Sothis y de este nombre procede el nombre del ciclo sotíaco. El ciclo tiene un periodo de 1460 años y es el resultado de lo siguiente: el año natural dura 365 días y un cuarto de otro día (0,25 días ó 6 horas) que se acumula como 1 día cada 4 años, pero los egipcios usaban un calendario de 365 días justos sin considerar el cuarto de más. Así, cada cuatro años su calendario se desplazaba y desfasaba un día respecto al momento de salida de Sothis/Sirio (o de cualquier estrella), lo que significa que cada 4 años veían a dicha estrella salir 1 día -del calendario egipcio- más tarde, y de ese modo se volvía a ver a la misma hora en la misma fecha 1460 años después, es decir 365 días/año x 4 años. La lógica del ciclo sotíaco realmente es aplicable a cualquier estrella. El ciclo de 365 días justos no es natural y por eso el ciclo sotíaco tampoco, ni práctico por su larga duración, y de hecho el propio Imperio Antiguo Egipcio duró unos 2 ciclos sotíacos, que podríamos llamar “siríacos”, de Sirio.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *