inicio
Conocer el Universo es un juego de niñ@s, como salir a la calle
Estrella de Barnard
Spica
Régulus
 
 
 

 

LA ESTRELLA RÉGULUS EN LA CONSTELACIÓN LEO
Cada 22 de agosto, la Tierra se alinea con el Sol y con Régulus.

Constelación de Leo

Durante el día 22 de agosto (día 27 del 1er mes de 13 meses) aunque la luz del Sol vela nuestra visión del resto del firmamento, el Sol aparece ante el archipiélago de estrellas de Leo, y está acompañado por otra estrella, la "luminosa isla" Régulus, la más brillante de la constelación. Eso es porque cada 22 de agosto actualmente, la Nave Agua y Tierra está en el punto de su órbita en el que se alinea con el Sol y con Régulus, que está prácticamente en el plano de la órbita de la Tierra. Si ahora viajamos a algún planeta de Régulus o nos convertimos en la propia estrella y miramos hacia el Sol, veríamos a un puntito azul un poco por debajo del Sol.

La Nave Tierra en el punto de su órbita en el que se alinea con el Sol y con Régulus (en Leo)

En este vínculo puedes observar una escena animada. O en este vínculo también.

"Régulus" es el nombre con el que alguna persona en cierto momento decidió bautizar a una de las estrellas vecinas del Sol, no tan vecinas de nosotros -o al menos de nuestra parte no estelar universal. La estrella Régulus forma parte de un grupo de estrellas que más tarde sería bautizado como "Leo". De hecho es la estrella más brillante (la principal) de la constelación, y a tal estrella de una constelación se le designa técnicamente como "Alfa" según la nomenclatura académica, adoptada de las letras del alfabeto griego.

Así percibiríamos a Régulus a plena luz del día. Algo así veríamos durante el día desde que vemos salir al Sol hasta que se oculta:

el la

El aparente desplazamiento de las estrellas Sol y Régulus, en curva y hacia el oeste es una reproducción asimétrica de nuestro real desplazamiento en curva hacia el este debido a que el giro del Planeta nos "arrastra" (como el viento a las hojas).

Como podemos ver en la imagen al comienzo de esta página, el Sol aparece el día 22 de agosto aún en la primera mitad de la constelación de Leo, pero según el mapa astrológico tradicional el dia 22 es el último día del Sol en el signo de Leo, es decir que sitúa al Sol justo al final del signo de Leo mientras la posición del Planeta Agua y Tierra en su órbita en el Espacio delata que el Sol aparece aún en la primera mitad de la constelación. Esto es debido a que las personas astrólogas no consideran los 17 días (del 30 de noviembre al 18 de diciembre) durante los que el Sol "transita" por la región sur de la constelación de Ofiuco sino que los añaden al signo de Sagitario. Por eso podemos decir que cada periodo de cada signo del mapa astrológico está corrido (y adelantado) 17 días desde el 30 de noviembre, cuando comienza el periodo del signo de Sagitario mientras el Sol está en el primer día ante Ofiuco.

El punto antípoda de la órbita que corresponde al punto desde el que vemos al punto azul (la Tierra) en la imagen anterior es el más idóneo para contemplar a Leo y a Régulus a plena sombra de la noche y corresponde al 22 de febrero. Ese punto físico correspondía hace unos 4000 años al 22 de abril. Régulus era una de las estrellas guías de los antiguos egipcios en relación con la construcción de sus templos y pirámides. Plinio el Viejo, escritor latino, científico y naturalista que vivió durante la primera centuria de la era cristiana, relata en su Historia Natural que los egipcios adoraban a Leo porque la crecida de Nilo coincidía con el paso del Sol por este conjunto de estrellas. Según cuenta la leyenda, hacia abril, mes durante el que se observaba esta constelación a plena noche, el río Nilo se desbordaba y los leones del desierto acudían para beber.

En la siguiente animación podemos ver desde detrás de la Tierra el alineamiento de la Tierra con las estrellas Sol y Régulus el 22 de agosto del 2009. Régulus es el punto blanco que parece desplazarse sobre el Sol. Cada fotograma representa 1 hora durante la que la Tierra gira 15 grados y avanza 108.000 kms. Aunque parece que es Régulus la que se desplaza, realmente es la Nave Tierra la que se desplaza. Parece que los astros no pesen nada sino que más bien sean... plumas en la Levedad del Espacio, el cielo espacial.

Cada fotograma representa 1 hora durante la que la Tierra gira 15 grados y avanza 108.000 kms. El alineamiento de esa ocasión (22 de agosto de 2009) casi coincide con la Luna Nueva, a la que vemos habiendo rebasado ya la línea entre la Tierra y el Sol.

El nombre "Régulus" es una palabra del latín y significa "pequeño rey", así que podemos decir que durante el 22 de agosto el Rey Sol aparece coronado por otro rey, uno pequeño, Régulus. También se le dio el nombre "Basiliscus". Y los árabes, grandes observadores y bautizadores de tantas estrellas, la llamaron Qalb Al Asad (قلب الأسد qalb[u] al-´asad) que significa "el corazón del león" en referencia a que es la estrella más brillante de la constelación de Leo. Por eso podemos decir que Régulus es el Rey de Leo o, como es una estrella, la Reina o Corazón de Leo, y la reina de un león... es una leona.

 

 

 

Según el segundo, y según las personas que han medido la distancia entre el Sol y Régulus, entre ambas hay unos 80 años-luz. Bueno, realmente sólo hay espacio y energía. La distancia -y la separación- la añadimos nosotros basándola en dos diminutas unidades: segundo y metro. 80 años luz, aunque suene a tiempo, es distancia, la que recorre la luz de nuestra aura -o la del sol- en línea recta durante 80 órbitas de la Tierra, que son 80 líneas curvas y cerradas. Es una distancia inconcebible para nuestro intelecto métrico y kilométrico, pero podemos ayudarle a hacerse una idea reduciendo el Universo 300 millones de veces, o transformándonos en gigantes cuyo paso es de 300 millones de metros. Así, si tú fueras Régulus y cada metro estuviera formado por 300 millones de partes (300mil kms, lo que recorre un rayo de tu luz durante 1 segundo), entonces tu vecina "Sol" estaría a... unos 2'5 millones de kilómetros de ti. Esta distancia, a la diminuta escala métrica de nuestro diminuto intelecto, es la que recorre la Tierra durante una rotación o día. Pues algo así es en conciencia de estrella: vecinas. Aunque concibamos distancias entre puntos y objetos en el Espacio, éste no está a ninguna distancia de nosotros ni de ninguna estrella (pues no está a ninguna distancia de ningún átomo de hidrógeno... ni de carbono, tejido orgánico de nuestro organismo). Y el Espacio está formado por las 3 primeras dimensiones de la realidad multidimensional.

Una de las particularidades de Régulus es que es una de las estrellas que es cortada por la proyección del plano de la órbita de la Tierra. En la siguiente imagen vemos un mapa de regiones concéntricas cada 32 años luz de radio, y Régulus aparece en el tercer sector desde el Sol. Y nuestra Nave Tierra está (a 22 de agosto) al otro lado de esa línea Sol-Régulus, muy dentro del círculo más pequeño e interior, el amarillo, que representa sólo 8 años luz.

Distancia entre el Sol y Régulus

Esta escena no significa que esas estrellas giren alrededor del Sol sino que son las que están a su alrededor en el plano de la órbita de la Tierra. También todo objeto del universo está alrededor de cada un@ de nosotr@s, y cada un@ de nosotr@s está alrededor de todos los demás objetos del universo. Puedes ver este mapa más ampliado y usar la herramienta de zoom del navegador de Internét para agrandar la imagen). Así visto, parece que el Universo quepa en una sola neurona de nuestro cerebro!

Hace unos 4.400 años (2.400 a.e.c.), este mismo momento de alineamiento Tierra-Sol-Régulus, tenía lugar durante el solsticio de verano en el hemisferio norte (solsticio de invierno en el hemisferio sur). Esta era una de las razones de que los egipcios tenían a esta estrella como una de "sus favoritas". Hacia el 4.200 (dentro de unos 2.200 años), si se mantienen las actuales condiciones cósmicas, la Tierra habrá bamboleado hasta que el plano de su ecuador corte por la estrella Régulus ("pequeño rey", "corazón de león"...).

Todo bebé que nazca el día 22 de agosto es como una pequeña reina (o pequeño rey), un corazón de león con mucha riqueza y nobleza de la que los que dejaron de ser niños (y antes fueron, también, bebés, pequeños reyes y corazones de león) pueden impregnarse para regresar a serlo. Y este Planeta de Vida, un reino flotante en el "vacío" cielo espacial salpicado de estrellas, fuentes de energía.

 

 

 

 
 

 

16