inicio
Conocer el Universo es un juego de niñ@s, como salir a la calle
Alruccabba (Polar)
Estrella de Barnard
Spica
Régulus
 
 

 

LA ESTRELLA POLAR

Polo Norte del firmamento tal como lo vemos desde el Planeta Tierra inclinado

la estrella Polar

 

El cielo visto el 3 de noviembre a la medianoche desde el Polo Norte del Planeta Tierra

Seguro que has oído hablar de la Estrella Polar. Es la estrella que señala hacia el Polo Norte de la Esfera celeste del planeta Tierra, el Firmamento tal como lo vemos desde este Planeta, un punto de vista único y privilegiado en todo el espacio del universo. Es la estrella principal de la constelación de la Osa Menor. El nombre griego es Arturo (o Arcturo, el guardián del oso), aunque este nombre está asociado a la estrella principal de la constelación del Boyero (Bootes).

En algunas versiones de la biblia (como la edición facsimilar de editorial UNALI S.L.) se cita el nombre de Arcturo, como en el Libro de Job capítulo 9 versículo 9: "Él hizo el arcturo y el Orión, y las hyadas y las partes escondidas hacia el Mediodía". En la mayoría de versiones el mismo versículo reza: "Él hizo la Osa y el Orión, las Pléyades y la constelación del Sur". Esto puede indicar que el escritor (o escritora) del Libro de Job se refiriera a la Osa (probablemente la Osa Menor por ser más cercana al polo celeste) con el nombre griego de la estrella Polar: Arcturo, el guardián del oso.

Igual que si señalas a cualquier estrella con el dedo, la Tierra tiene su propio dedo, su Eje de Rotación con cuyo extremo norte señala a la Estrella Polar indicándonos el Polo Norte no sólo del Firmamento según la inclinación del planeta sino la dirección hacia la que está el propio Polo Norte geográfico del planeta.

Sólo las personas que habitan en el hemisferio norte podemos ver la Polar. Si ahora nos trasladamos al centro del Polo Norte (90º norte) quedamos justo "debajo" de la Polar, así que tenemos que levantar la vista 90º para verla. Y si ahora viajamos al ecuador de la Tierra (cintura de la Madre) podemos verla en el horizonte.

Es fácil que compruebes que la Estrella Polar es especial porque durante la noche puedes observarla durante al menos 3 horas y comprobar que no se mueve y que todas las demás han cambiado de posición a su alrededor.

Pero realmente las estrellas no se mueven alrededor de la Polar. Es un movimiento aparente reflejo de un movimiento real: de nuestros cuerpos -o puntos de vista físicos- que van cambiando gradualmente de ángulo de visión con respecto a cualquier estrella siguiendo una sección curva debido al movimiento de giro de la Tierra. Es razonable que la Estrella Polar no es el centro del Universo, aunque para ella sí -como para cualquiera-, igual que para nosotros, porque todo punto del universo tiene a todo el Universo a su alrededor. Nosotros, ahora, tenemos todo el Universo a nuestro alrededor.

La distancia entre la Estrella Solar (el Sol) y la Estrella Polar es de un poco más de 300 años-luz, es decir, es la distancia que cubre un rayo de luz mientras nuestro Planeta Agua y Aire da unas 300 órbitas al Sol. Dado que es distancia, para convertirlo en unidades de distancia hemos de multiplicarlo por 31.536 (segundos del año / 1000), de modo que son unos 9'5 millones de kms-luz (1 metro-luz según el segundo es 300 millones de metros humanos, 300.000 kms), una distancia para la que nuestra razón aún acostumbrada a distancias terrestres se queda pequeña. A escala humana, en kms humanos, es lo que recorre la Tierra en 3'65 días. Es decir, si nuestro cuerpo fuera el Sol y cada metro fuera 300.000 kms, la "Polar" estaría en un punto del espacio que está a 9'5 millones de kms de distancia. O tú puedes ser la Polar... O el Sol y la Polar... y el espacio en el que están...

Dado que la Tierra está inclinada y también hace un movimiento de bamboleo, cada cierto número de órbitas señala a un punto diferente del cielo. Hace 5000 años señalaba a la estrella Thuban, principal de la constelación de Draco. De este fenómeno han quedado documentos astronómicos de la antigua cultura egipcia profundamente ligada con las estrellas.

Hay que tener en cuenta que hasta hace 300 años, el Eje de Rotación de la Tierra no señalaba significativamente a la Estrella Polar. Hace 2000 años los romanos la llamaban Navigatoria, aunque la actual polar no estaba en el Polo Norte de nuestro Firmamento tal como en las actuales órbitas de la Tierra. En la película "Julio César" (del director Joseph L. Manckiewitz, inspirada en la obra clásica de William Shakespeare) que recrea una época del imperio romano hacia el 44 a.e.c., uno de los personajes menciona a la estrella polar y la describe por su especial fijación, aunque lógicamente tal estrella no era la actual estrella polar, pero sí hacia 1600 cuando Shakespeare debió escribir la obra, y por entonces el Eje de rotación del planeta ya estaba señalando lo suficientemente cerca de la actual estrella polar como para considerarla tal.

Las tribus anglosajonas la llamaban Scip-Steorra o la "estrella del barco". Los árabes la denominaron Al Kaukab al Shamaliyy, la "estrella del norte", aunque este nombre también se le dio a Kochab. Del nombre en árabe antiguo procede el Alrucaba de las Tablas Alfonsinas y el Alruccabah de Bayer. También se le menciona bajo el nombre Al Kiblah, en referencia a su importancia para orientarse respecto a La Meca, y Al Kutb al Shamaliyy, "eje del norte". También los pueblos chinos y mongoles confiaban en esta estrella para orientarse en las migraciones a través del desierto. La llamaban "estrella del imán", por motivos evidentes. En una antigua leyenda de los indios norteamericanos, fue una joven diosa quien indicó por primera vez a una generación de guerreros mitológicos el camino del norte, marcado por la estrella Polar.

 

Para contactar enviar e-mail a navelegante64@gmail.com
 
 

 

 

 

 

16