inicio
estrellas
ESTRELLAS
Conocer el Universo es un juego de niñ@s, como salir a la calle
Estrella de Barnard
Spica
Régulus
Mapas de Estrellas
 
 
 

ESTRELLAS: FLOTANTES FUENTES DE ENERGÍA QUE SALPICAN EL CIELO ESPACIAL

La Nave Tierra está flotando en medio de miles de millones de estrellas que forman el Ser Galáctico que llamamos "Galaxia".

Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo.

(Arthur C. Clarke, Prólogo de la novela "2001: Una Odisea Espacial")

También las personas expertas hablan de que el cerebro humano está formado por cien mil millones de neuronas.

Estas que vemos en la animación son las estrellas vecinas más cercanas al Sol. El Sol aparece en el centro. No es que circulen alrededor del Sol, pues el Sol no es el centro en torno al cual giran las estrellas. La escena nos sitúa volando y desplazándonos rodeando esa región espacial salpicada de estrellas. Son las que flotan dentro de una región espacial esférica de un radio de 100 años luz y en cuyo centro está el Sol. Las 50 estrellas más próximas a la de la Tierra lucen en una región esférica cuyo radio es de 16 años luz, y 1 año luz es una distancia equivalente a 800 sistemas solares. Es sólo un número insignificante de Neuronas del Cerebro cósmico que es la Galaxia, a su vez Neurona galáctica del Ser galáctico.

En ese puntito amarillo que representa al Sol(Sistema solar) también hay 9 planetas, uno de ellos éste que pisamos. Así visto nos damos cuenta de estar en medio de una innumerable cantidad de estrellas, y estas están en el cielo, en el espacial que llamamos "Espacio". ¿Quién diría que estamos físicamente en el cielo?

Mira cómo la bóveda del cielo está tachonada de patenas de oro resplandecientes. No hay, ni en el más pequeño de los orbes que contemplas, un solo movimiento que no produzca una angelical melodía que concierte con los querubines de ojos eternamente jóvenes: las almas inmortales gozan de una armonía semejante.

William Shakespeare

Las estrellas rodean al planeta Tierra de manera que éste está entre las estrellas y no bajo las estrellas. Sólo las personas podemos estar bajo las estrellas si ponemos como punto fijo de referencia la coronilla de nuestra cabeza. Observando el umbral del amanecer durante el solsticio de junio y el del anochecer durante el solsticio de diciembre, podemos vernos en el meridiano del mediodía y en el meridiano de la medianoche en diferentes latitudes y bajo diferentes estrellas significativas.

el  

La estrella más cercana, el sol, está en el mismo plano que la Tierra, en el centro de su plano orbital.

En el año 1006 de la era cristiana, la Humanidad, desde la Nave Tierra, observamos la explosión más brillante de una estrella que hayamos registrado (SuperNova SN 1006). Los restos de esa estrella están en la constelación de Lupus (el Lobo, entre Escorpio y el Centauro). El año 1006 es justo el año intermedio entre el inicio de la era cristiana y el año 2012. El 23 de febrero de 1987, Ian Shelton y Oscar Duhalde, desde el observatorio de las Campanas (Chile) descubrieron una SuperNova en la Galaxia de la Nube de Magallanes, y fue llamada "1987A". 3 meses después su brillo alcanzó un magnitud de 3, como una estrella débil que puede verse desde una ciudad aun con una mínima contaminación lumínica. ¡¡Esa estrella había explotado hacía 168.000 años!! pues está a 168.000 años luz, y la luz de su explosión acababa de llegar al Sistema solar y al planeta Tierra y a las pupilas de estos dos humanos cuando en la memoria de la humanidad era el año 1987 de era cristiana. (Puedes leer más en wikipedia).

En un planeta envuelto en la energía luminosa y calorífica de una estrella, en la moderna edad de la Humanidad nacemos en ciudades de altos edificios y de calles iluminadas artificialmente, aunque su potencia no puede superar a la del propio Sol cuando estamos en la zona de día, tal que su luz vela nuestra visión impidiéndonos ver los demás planetas y las demás estrellas. Y las viviendas también las iluminamos, interiormente, como un reflejo de la necesidad de nuestra iluminación interior. Esa luminosidad artificial, lejos de ser mala o perjudicial, es un incentivo para jugar por las noches a buscar estrellas entre los edificios, como niños jugando al "desescondite" para conectar con las fuentes de Polvo de Estrella, la sustancia de la cual está hecha la luz o las moléculas de las células de los mismos ojos que captan la luz y la sombra en la transparencia del Espacio, cielo espacial, 3 primeras dimensiones de la realidad. Esas fuentes luminosas que salpican el Espacio están a suficiente distancias unas de otras como para no saturarlo de luz y calor. De hecho, el espacio universal está habitado por el Frío a 270 grados bajo 0, un ambiente gélido salpicado de fuentes calientes. Ser el Frío tiene la ventaja de no pasar frío.

Por otro lado, la atracción de multitud de vistosos escaparates de necesarios locales comerciales es fuerte, pero no puede superar a la misteriosa fascinación por la simple belleza de unos puntitos luminosos en un aparente desorden (e imperceptible e incomprensible orden del Universo) en mitad de la negrura del Cielo espacial. Entre atractivas o indesebles apariencias, es comprensible olvidar el cielo (el espacial y el espiritual) así como olvidar los propios ojos con los que vemos escaparates, personas o estrellas (o nubes que no nos impiden "ver" a las propias nubes). Ese Cielo espacial es el mismo en el que está nuestro organismo desde las células a la piel o los ojos. Es un "vacío" (lleno de energía y vibraciones) salpicado de fuentes luminosas que son las estrellas (como esa a la que llamamos "Sol") y de planetas (como ese que llamamos "La Tierra").

El Planeta en que nacemos y vivimos (y en el que mueren cientos de miles de personas a cada segundo) es alimentado por la energía de una estrella. Dos aspectos de esa energía estelar son luz y calor, si bien también experimentamos la temperatura de un extremos a otro pasando por sus grado intermedio, el templado "temple". Planeta y estrella flotan en el Espacio universal, el cual es un 99'9% de vacío, aunque sólo vacío de lo que pensamos, es decir lleno de lo que no pensamos. Así que el Espacio es un lleno de energías que no percibimos (aunque no porque no podamos) y un "vacío" de oscuridad transparente salpicado de puntitos luminosos, las Estrellas, fuentes de energía, la misma energía que llena el Espacio como hilos de luz que viajan en línea recta en todas direcciones y que forman el tejido invisible del Espacio.

El Espacio está lleno de Polvo de Estrellas.

Entorno del Sol en el plano de la órbita de la Tierra
Sector de la región de 260 años luz de radio en torno al Sol en el plano de la órbita de la Tierra

La estrella más cercana al Sol no está en el centro de la Galaxia, pero sí tiene todo el universo a su alrededor, como cualquiera de nosotros, y está en el centro de su propio sistema de planetas y órbitas. Así, tomando al Sol como un centro del Universo podemos crear un mapa de las estrellas que están a su alrededor en radios de 4, 8 y 16 años luz hasta 26 años luz, distancia a la que está la famosa estrella Vega a la que el popular y cercano divulgador de astronomía Carl Sagan hiciera protagonista en su novela "Contact" que luego fuera llevada al cine, aunque una estrella del cielo (no del cine) que no es interpretable por una "estrella" del cine (actor ni actriz) pues una estrella no es un personaje.

La distancia de 1 año luz equivale a 800 Sistemas solares. Si no podemos hacernos idea del diámetro del Barrio planetario por el que pasea la Tierra, ¿cómo íbamos a tener idea de lo que es la distancia que recorre un rayo de luz en 1 año? Entre el Sol y su vecina más próxima hay 4 años luz. Es Alpha Centauri, llamada "alfa" por ser la que desde Tierra se percibe con mayor brillo entre las de su constelación, el Centauro. En conciencia solar podemos decir que es la vecina del cuarto. Un mapa como ese podríamos dibujarlo en la arena de una playa y jugar a ser estrellas, linternas divinas, o calentar antes de salir a jugar a la dimensión siguiente a la 3ª: la 4ª.

el Estrellas vecinas del Sol la

Si las representáramos en un plano horizontal, siendo éste la proyección del plano del Sistema Solar -y prácticamente el de la órbita de la Tierra- en el que circulan los planetas, tales estrellas están a diferentes alturas por encima y debajo de dicho plano, distribuidas caóticamente en el Espacio. Caóticamente al menos desde nuestro punto de vista desde el lado nocturno de la Tierra. Este mapa se convierte en un puntito insignificante cuando ampliamos el campo de visión. En este mapa estelar sí podemos ver las estrellas que son cortadas por el plano de la órbita de la Tierra extendido al Espacio.

A las estrellas, empezando por el Sol, las vemos desde nuestra isla esférica flotante, el Planeta, como si estuviéramos en la playa viendo luces de barcos a lo lejos, o faros de islas, aunque a las estrellas no las vemos en un plano. Dado que el Planeta gira sobre sí mismo y se traslada alrededor del Sol, vemos las estrellas en continuo aparente movimiento: durante el día vemos al Sol, y durante la noche al resto de estrellas.

la Hemisferio norte y sur celeste de la Tierra el

Desde el polo norte, las estrellas parecen girar en torno a la famosa Estrella Polar, aunque en general no sabemos localizarla. Tampoco es importante para sentirnos "situados" en nuestra vida diaria y en nuestra sociedad, pero sí lo es para nuestra conciencia espacialcon la que podemos integrarnos en la conciencia universal. Desde el polo sur no percibimos ninguna estrella significativa en torno a la que giran las demás, que lo hacen en torno a un punto de la constelación del Octante.

Este movimiento aparente es tanto el que se produce cada 24 horas (diario) como cada 365 días (anual). Son reflejos de los más básicos ciclos naturales como reflejos de los movimientos simultáneos del Planeta Madre, la Nave Nodriza: la rotación o giro en que se basa el ciclo más amplio de traslación u órbita.

Depende de si estamos en el polo norte o sur de la Madre Tierra (en su cabeza o en sus pies, o las dos cosas a la vez), vemos a las estrellas girar en diferente sentido. Esta asimetría también ocurre cuando vemos, por ejemplo, la constelación de Orión desde los polos.

Desde Tierra vemos aparecer a las estrellas por el horizonte oriental: al Sol en el amanecer y a las demás estrellas en el anochecer. La estrella que percibimos más grande es fuente de energía y farola cósmica del Barrio del que forma parte el planeta. También nosotros podemos salir en conciencia de nuestra casa psicológica a respirar aire cósmico y dar vueltas por el Barrio. Durante el día, la Estrella es la guía natural de nuestra intuición, aunque debido a una pérdida de este sentido y a un excesivo desarrollo del intelecto, estemos acostumbrados a usar el reloj durante el giro y el calendario durante la órbita. El movimiento del Planeta (Madre) nos ofrece constantemente una gratuita oportunidad de recuperar un sentido perdido, la Intuición, un sentido espiritual beneficioso para la mente, el alma y el organismo, tres aspectos diferentes de lo mismo: el ser. La Intuición es un bien perdido y escaso en nuestra conciencia debido a mecanización de la mente a través de estructuras rígidas y mecánicas como el calendario y el reloj, estructuras necesarias mientras no se recupera la intuición, como el flotador necesario mientras no se recuerda cómo se nada... sin nada.

"Invisible" esqueleto geométrico entre el Sol, la órbita de la Tierra y Spica

La estrella que los observadores han detectado que tiene mayor velocidad propia es la llamada Estrella de Barnard, situada a menos de 10 años luz en la constelación de Ofiuco. Durante 175 años recorre el espacio aparente equivalente al diámetro de la Luna.

Las estrellas, como las que forman la constelación de la Osa Menor, son como extremos de agujas invisibles que informan del momento de la noche en el que estamos, e incluso del momento del año. Y aún más de otros ciclos mayores...

No somos muy conscientes de lo que es una Estrella, puesto que la simple presencia del Sol iluminando y calentando no parece "asombrarnos" mucho. La costumbre nos ha anestesiado el deseo de conocerla del mismo modo que deseamos conocer otras "estrellas" que en el fondo también son personas que tampoco conocen al Sol. El caso es que irradia una energía que sirve de combustible a la clorofila de las plantas del Planeta Planeta y a los organismos: el oxígeno que llega ahora a los pulmones -bombonas de aire interiormente incorporadas "in corpore"- y al cerebro procede de la energía del Sol, así como la luz que entra por las pupilas de los ojos -auténticos agujeros negros chupadores de luz- hasta las neuronas... Las estrellas son las Neuronas que forman la Galaxia, cerebro del Ser galáctico.

Igual que el Sol irradia su luz en todas direcciones y por eso llega hasta nuestra piel, y hasta las neuronas en el interior, así ocurre con las demás estrellas del Universo. Todas las que vemos es porque su luz llega a nuestras pupilas. Y esta luz nos llega "con 1 segundo de retraso" por cada 300.000 kms de distancia a la que está cualquier estrella. La Luna, sin ser una estrella, está a más de 300.000 kms, luego la luz que refleja del Sol nos llega con 1'3 segundos de retraso... ¿Con qué retraso nos llegaría la luz de la estrella más cercana? ¿Y la más lejana?

Para la velocidad de los rayos del Sol la Tierra está a 8'3 minutos (500 segundos o 500 metros-luz = 1/2 Km-luz). Aquí podemos ver qué es espacialmente hablando 1 metro luz (o segundo luz), siempre teniendo en cuenta que es SEGÚN el SEGUNDO, y aún más, según nosotros como creadores de ese lapso que llamamos "segundo" o "second".

En 1 segundo, un rayo de luz recorre la distancia equivalente a 23,5 Tierras

Y la siguiente estrella más cercana al Sol es la Alpha de la constelación del Centauro: Alpha Centauri. Como si la siguiente farola de nuestra calle estuviera a 4 metros, Alpha Centauri está a 4 años-luz, y si en 1 año-luz caben 800 sistemas solares seguidos...

Durante la órbita del Planeta Agua Tierra al Sol, cuyo eje de rotación nos señala como un Dedo Cósmico a la estrella Polar, a cada día nos alineamos con el meridiano celeste de todas y cada una de las estrellas, que son las Firmas del Firmamento, nidos del fértil y vital Polvo de Estrella.

el Vista de las dos estrellas más cercanas al Sol
   

Solemos decir que las estrellas están muy lejanas (incluso el Sol tan cercano a escala cósmica). Es cierto, pero también es cierto que el cielo espacial en el que están todas las estrellas y el planeta (y nuestro organismo desde las células a la piel) no está separado de nada ni de nosotros, y ese cielo espacial es el formado por las 3 primeras dimensiones de la realidad.

Hay otras dimensiones, y éstas (las 3 primeras) están en ellas, como las estrellas en el cielo espacial.

 

 

 
 
 

16