El ciclo entre Tierra Júpiter y Saturno

Este artículo es continuación del de el ciclo de 20 años entre Júpiter y Saturno. Este ciclo es útil para medir la era cristiana usando ciclos planetarios desde el año del nacimiento de Jesús, año -6. Pero en esa órbita o año no sólo Júpiter se alineó con Saturno sino también la Tierra con ambos.




Desde la Tierra se ve como doble alineación de Júpiter con Saturno en el meridiano de la noche porque observando desde la Tierra perdemos percepción del propio planeta, como una dimensión, pero la Tierra también participa en la alineación. El momento en que se veía a ambos planetas desde la inclinada Tierra alineados con el meridiano fue el día 26.

Podemos considerarla el Momento 0 del ciclo que estamos estudiando. Mientras Júpiter tiende a alinearse con Saturno cada 20 años, la Tierra tiende a alinearse con ambos cada 854 años (8,5 siglos), periodo al que podemos llamar ciclo Tierra-Júpiter-Saturno ó T-J-S. Considerando el ciclo J-S de 20 años, el ciclo T-J-S se compone de 42 ciclos J-S.

854 años ciclo T-J-S / 20 años ciclo J-S = 42 ciclos J-S en el ciclo T-J-S

Como cuestión cultural, decir que no sólo podemos localizar tal alineación en el año 6 antes del inicio de la era cristiana sino también como cierto año desde la fundación de Roma, de modo que era el año 747 de Roma. Y como cierto año de la era hebrea, pues Jesús (Yehua) nació en la sociedad judía que se regía por el calendario hebreo y esperaba a un rey salvador que nacería en Belén. Así, el año 6 a.C. (747 de Roma) corresponde al 3.754 de la era hebrea. Tales son puntos de eras cronológicas que podemos ver dentro de la estructura del ciclo Maya, y así podemos localizar la alineación y el momento de nacimiento de Jesús pasado mediados del 5º y último ciclo de cuenta larga.

Un ciclo T-J-S después (854 años) la Tierra volvió a alinearse con Júpiter y Saturno y hacia el mismo punto de la Eclíptica y constelación (Piscis). Fue en el año 848 de la era cristiana. Fue el primer ciclo T-J-S desde el Momento 0.

Considerando que Yeshua/Jesús nació en un año correspondiente a una órbita en que ocurrió la triple alineación T-J-S (año -6) y que es venerado por cristianos y musulmanes, encontramos cerca del año 848 un acontecimiento histórico entre ambas culturas y religiones. Fue dos años después, en el año 846, cuando se produjo el saqueo de la capital del cristianismo por los sarracenos. Dicha capital era Roma y los sarracenos eran religiosamente musulmanes del imperio islámico que estaba en plena expansión. 

Y otro ciclo T-J-S después, en 1702. El segundo ciclo T-J-S desde el Momento 0.

Así, esta alineación en el año 1702 marca el inicio del actual ciclo T-J-S, que es el 3º desde el Momento 0 (la alineación inicial en el año 6 antes de la era cristiana). El año 2017 de la era cristiana (5777 de la era hebrea) es el 315 desde 1702 y como el ciclo T-J-S se divide en 42 subciclos J-S de 20 años, los 315 años son 15 ciclos J-S y 15 años más, con lo que el año 2017 de la era cristiana corresponde al 15º año del 15º subciclo J-S del actual ciclo T-J-S, el tercero desde el Momento 0.

De esta forma hemos situado el año 2017 de la rectilínea cronológica de la era cristiana en un punto de la estructura de los ciclos entre Júpiter y Saturno de 20 años a su vez dentro de la estructura de los ciclos de la Tierra con Júpiter y Saturno cada 854 años. Así nuestra conciencia temporal se sitúa en el tiempo cíclico de la Tierra sin tener que abandonar la referencia “2017 de la era cristiana” a la que estamos acostumbrados aunque ésta no vincula nuestra conciencia con el tiempo de la Tierra relacionado con los otros astros y por ello no nos integra en el tiempo del Universo. 

Los momentos anteriores a la alineación del año -6 corresponden al -860 o al -1714. En la siguiente imagen podemos ver cinco alineaciones en secuencia en intervalos de 854 años, y justamente la del año -6 fue la más precisa de las cinco entre los tres planetas, y fue la órbita en la que nació Jesús.

Y en la secuencia podemos deducir también la estabilidad y regularidad del ciclo, pues las alineaciones se producen hacia un mismo punto de la misma constelación (aunque también presentan un ligero desplazamiento). Lo único que varía es el punto equinoccial que se desplaza debido a la precesión y es muy notorio porque 854 años es la 30ª parte del ciclo de precesión, y también el “barrido” del ecuador celeste por la constelación. Recordemos la posición de los tres planetas en el año -6, cuando se dio la mayor precisión.

También podemos ver el ciclo de 854 años en años jupiterianos y saturnianos, y para ello hemos de manejar los periodos orbitales precisos de ambos planetas. El periodo orbital de Júpiter es de unos 12 años, pero esto es un redondeo de su valor promedio de 11,86. Y el periodo de Saturno es 29,46 años.

854 años : 11,86 = 72’006 órbitas de Júpiter

854 años : 29,46 = 28,98 órbitas de Saturno =  29

Podemos observar que 854 años son 29 órbitas de Saturno de 29,53 años cada una ó 29,53 órbitas de la Tierra. Casi el cuadrado de 29.




Comprendido
0
Esta entrada fue publicada en Júpiter, planetas, Saturno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *