inicio
constelaciones
CONSTELACIONES
Conocer el Universo es un juego de niñ@s, como salir a la calle
 
 
 
 
 

 

CONSTELACIONES: ARCHIPIÉLAGOS DE ESTRELLAS

El Firmamento es el papel transparente en el que la Humanidad ha trazado y esbozado toda una simbología mitológica.

Aunque no solamos pensarlo, la Estrella (el Sol) que da la energía a nuestro planeta y organismo, forma parte de algún grupo de estrellas que quizá algún ser (humano o no) pueda estar percibiendo desde el planeta en el que vive alrededor de cualquier estrella que veamos de noche.

Llamamos "constelaciones" (y les damos nombres) a grupos de estrellas que vemos como puntos luminosos que tendemos a agrupar con esbozos imaginarios y que relacionamos entre sí, aunque las estrellas que los forman están más o menos separadas en la voluminosidad de la dimensión espacial, las 3 primeras dimensiones de la realidad. Realmente, tanto la constelación como su nombre sólo están en nuestra memoria, que es el filtro con el que observamos la negrura salpicada de luces. Por eso, mantener o cambiar lo que tenemos en la memoria -nuestra esfera celeste particular o grupal- no cambia lo que hay en el Cielo espacial.

Desde algún planeta de cualquiera de esas estrellas algún ser humano está viendo al Sol formando parte de algún grupo de estrellas entre las que imagine alguna forma más o menos definida, y quizá se está preguntando si alrededor de alguna de esas estrellas existe algún planeta desde el que haya otros seres viendo su estrella. Eso está ocurriendo, pues algún ser humano está en el Planeta Aire, Agua y Tierra viendo alguna constelación. Posiblemente alguna mujer india en alguna pradera americana siguiendo un ancestral impulso vital de comunicación cósmica e inspiración que le trasmita el nombre de su próximo retoño.

Un ejemplo de la distribución de estrellas en una constelación se puede ver en esta imagen de la constelación de Orión contemplada desde un "lateral" y por detrás. Vemos también a la Tierra inclinada y con su CINTURA señalando al CINTURÓN de Orión: de Cintura a Cinturón.

Montaje de la distribución de las estrellas que forman Orión tal como lo vemos desde la Tierra.

la

Así que desde otro planeta en otro sistema planetario (como la Tierra del Sistema Solar) captamos las mismas estrellas de forma diferente.

Fuera de las libres praderas americanas, y ya dentro de la burbuja cultural de nuestra sociedad, seguro que has oído hablar del zodiaco, el horóscopo, Piscis, Libra, Acuario, etc. Posiblemente los oigas o leas a menudo en conversaciones, programas televisivos y revistas, referenciados como signos astrológicos del zodiaco y del horóscopo de las personas. Pero son más que "signos" con signo más o menos comercial o profesional: son nombres de constelaciones, que son agrupamientos de estrellas establecidos durante la historia por las personas astrólogas y astrónomas. Son archipiélagos de estrellas y en uno de ellos está el Sol y la Tierra (y nosotros más o menos consciente e inconscientemente).

En total, los humanos diseñadores de las constelaciones han establecido un curioso número: 88. Siendo el 8 tumbado el símbolo del infinito, dos 8 horizontales encima y debajo uno del otro simbolizan el espacio infinito y el tiempo infinito. El 88 es dos 8 verticales, horizontales y diagonales (cruzados), como un trébol de cuatro hojas, una hierba a la que se le confiere ser señal de buena suerte.

Entre 88 constelaciones (en nuestra memoria) vemos nebulosas, estrellas (y planetas) y galaxias que salpican el Espacio "Vacío" del COSMOS que vemos a lo largo del año desde la zona de sombra, la noche, de nuestra atalaya cósmica, el Planeta Tierra, que forma parte íntima, como nuestro celular y organismo (cuerpo), e incluso nosotros, de una de esas estrellas y de una de esas galaxias, y con todo, del COSMOS. Y otra gran curiosidad es que la suma de los valores numéricos de las letras de la palabra "COSMOS" da 88. C = 3, 0 = 16, S = 20, M =13, 0 = 16, S = 20.

Y de esas 88, 13 son los grupos que son cortadas por el plano de la órbita de la Tierra proyectado más allá, al firmamento.

Constelaciones del zodiaco, las cortadas por el plano de la órbita de la Tierra

 

De esas, la constelación no incluida como "signo" en el zodiaco del sistema astrológico tradicional se llama Ofiuco, que en el camino orbital recorrido por nuestra Nave Tierra (y aparentemente por el Sol) está después de Escorpio y antes del Eje Galáctico al comienzo de la región de Sagitario. Casi la mitad del signo de Sagitario de la astrología abarca una zona de estrellas catalogadas como pertenecientes a Ofiuco.

En este ZODIACO INTERACTIVO puedes ver la aparente trayectoria del Sol a lo largo del año ante el fondo de las constelaciones. Realmente es el efecto resultante del movimiento de traslación del Planeta Aire y Agua en el círculo de su órbita alrededor del Sol dentro de una aparente esfera cuyo lado interior está tachonado de grupos de estrellas. Así mismo el movimiento del Ecuador Celeste (línea roja) a modo del juego de la comba refleja el cambio de ángulo del Ecuador de la Tierra con respecto al Sol durante su órbita anual así que parece que el Sol salta a la comba con la cuerda de la Tierra. También puedes seleccionar las constelaciones para ver su forma y los nombres de sus estrellas principales, y puedes reanudar la película.

Las llamadas constelaciones zodiacales son las cortadas por el plano de la órbita de la Tierra, y también, ya que el planeta Agua está 23,5 grados inclinado, podemos confeccionar un mapa de constelaciones del Ecuador Celeste de la Tierra, las cortadas por la proyección del plano del Ecuador Terrestre. Tales, comenzando desde Orión son:

Orión, el Unicornio (Monoceros), la Hidra (Hydra), el Sextante (Sextans), Leo, Virgo, la Cabeza de la Serpiente (Serpens Caput), Ofiuco (el Serpentario), la Cola de la Serpiente (Serpens Cauda), el Águila (Aquila), Acuario, Piscis, la Ballena (Cetus) y por fin un tramo de la frontera que une/separa a Tauro y el Río Eridano.

Lógicamente Leo, Virgo, Acuario y Piscis son comunes, pues son las regiones en las que están los puntos en los que ambos planos orbital y ecuatorial de la Tierra.

La Tierra está inclinada de forma que señala a 4 puntos del firmamento en el que vemos 4 constelaciones que, curiosamente, han sido bautizadas con nombres que en castellano empiezan por la letra "O": la Osa Menor -la de la Estrella Polar- en nuestro Norte Celeste; el Octante en nuestro Sur Celeste; y ya en el Ecuador Celeste proyección del terrestre, Orión en nuestro Oriente celeste y Ofiuco en nuestro Occidente Celeste.

Podemos designar a Orión como nuestro Oriente celeste por una razón meramente sintáctica y de semejanza, pues las palabras Orión y Oriente son muy parecidas y también tomando como referencia de nuestro Occidente Celeste al punto en el que está situado el Centro Galáctico, en la frontera de Ofiuco y Sagitario. Pero lo más lógico es tomar al Centro Galáctico como "oriente" celeste, es decir, el punto fundamental de nuestra "orientación" en la galaxia igual que la Estrella Polar como norte celeste es el punto fundamental de nuestra "norteación" o Norte terrestre.

El caso es que entre las estrellas y constelaciones no hay "carteles" establecidos, pues los astros (que flotan en la levedad de la dimensión espacial del Universo en equilibrio con la gravedad) no los necesitan. Sólo pueden estar en nuestra imaginación mientras los necesitamos como a un flotador mientras tomamos tímidamente contacto con el agua, cobramos (gratuitamente) confianza y soltamos de vez en cuando el flotador para navegar entre esos Archipiélagos de Islas/Faros estelares que giran en torno al mismo centro: el de la Galaxia (Ser galáctico), como nosotros cada día/noche en torno al centro de la Tierra, núcleo del Planeta, Corazón de la Madre, y al mirar hacia arriba mientras estamos en el cielo espacial, vemos puntitos luminosos en la oscuridad y adivinamos figuras que llamamos "constelaciones".

 

 

 

 
 

16